Taste of Cement – 24 l’Alternativa, Festival de Cine Independiente de Barcelona

Un año más volvemos a la vigesimocuarta edición del Festival de Cine Independiente L’alternativa en la ciudad de Barcelona, y lo hacemos con el tercer trabajo de cineasta sirio ZIad Kalthoum, The taste of cement. Esta producción no es una película al uso; se trata más bien de un ensayo visual sobre la capacidad de construir/destruir: en medio de ambas acciones, siempre, el cemento. Precisamente, se narra desde el punto de vista de la materia la película, siendo un ejercicio vertiginoso de fotografía. Se estima en un millón y medio los refugiados sirios que están en el país vecino, Líbano. De Homs, ciudad del cineasta y cuyas imágenes en guerra aparecen en el largometraje, a Beirut, ciudad en la que los rascacielos proliferan gracias a la mano de obra barata de los refugiados, hay únicamente 190 kilómetros.

Decía Walter Benjamin en su octava Tesis sobre la filosofía de la historia (1940) que “hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se muestra a un ángel que parece a punto de alejarse de algo que le tiene paralizado. Sus ojos miran fijamente, tiene la boca abierta y las alas extendidas; así es como uno se imagina al Ángel de la Historia. Su rostro está vuelto hacia el pasado. Este huracán le empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras los escombros se elevan ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso.” Ese huracán que le empuja irreteniblemente son las grúas magistralmente captadas mediante planos en contrapicado y en picado que sobrevuelan el nuevo Beirut y el mediterráneo. Estos planos se yuxtaponen a vídeos de noticieros, refugiados en las fronteras, bombardeos, derrumbes y cadáveres en Homs. Si existe lo irrepresentable las imágenes de Siria en este ensayo poético lo rozan. Dos países vecinos, dos lógicas antagónicas: creación y destrucción. Otro antagonismo: el protagonista divide su día entre doce horas colgando en las alturas y doce horas en el subterráneo del edificio que construye. En este sinsentido del progreso, los albañiles abandonan sus países destruidos para construir nuevas casa esperando el final de la guerra.
Estamos ante una película lírica, desgarradora y dedicada a todos los trabajadores en exilio del mundo. Un gran acierto de la selección oficial del Festival.

Mayte Cantero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s