Woody Allen y los señores que molestan en el cine – Wonder Wheel

Woody Allen ha vuelto al cine por Navidad y ha regalado a sus fans una película que nos lleva al New York de los 50. Un New York que vemos con una mirada más amarga y en la que encontramos a personajes resignados por sueños sin cumplir.

La última película de Woody Allen no es de sus mejores, pero no deja de ser interesante la historia que cuenta. Una película liderada por el personaje de Kate Winslet, una mujer que sigue queriendo ser actriz y que se recuerda que su vida de camarera es una actuación que hace cada día. La historia es bastante recurrente y el esquema habitual de Allen puede encontrarse en esta película. Por muy fan de Allen que sea, tengo que decir que la película no es brillante, pero si que cumple su función, que los fans del director neoyorquino tengamos nuestra ración anual.

Kate Winslet está soberbia en la película y no me sorprendería verla nominada a los Oscar, aunque no se si tendrá oportunidades. Su papel es el más interesante de la película ya que tiene la mejor evolución. Hay algo en este casting que no me gusta y es la actuación de Justin Timberlake. Le he visto en pocas películas y no me ha gustado en ellas. Este caso no ha sido diferente y creo que es uno de los fallos de la película.

Antes de terminar este post quiero destacar una cosa que me ocurrió en la proyección de esta película en el cine Trueba de Donostia. Amo ir al cine, ver una gran historia en pantalla grande es uno de mis mayores placeres, pero a veces se convierte en un suplicio según la persona que se ponga a tu lado en la butaca. En este caso, la persona que se sentó a mi lado fue un hombre que entró a la sala con su mujer 5 minutos más tarde de comenzar la película. Ya me pareció grave que entraran tarde, pero el hombre no contento, tuvo que gritar dos veces su queja al darse cuenta de que la película estaba subtitulada y era en versión original. El hombre estuvo casi toda la película comentándola con su mujer y yo intentaba decirle que callara.  El momento cumbre de esta pareja fue cuando a la mujer le sonó el teléfono y sin ninguna vergüenza cogió el teléfono y se puso a contarle a la persona que llamaba que estaban en el cine y que habían bajado en taxi. Yo les hice que callaran pero me dio mucha rabia tener que aguantar este tipo de actitud de una pareja de unos 70 años. Durante muchos años he tenido que escuchar que las personas jóvenes no respetamos el silencio en salas, pero tengo que decir que mis peores experiencias de falta de respeto en una sala han sido con señores mayores de 70 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s